Lo bueno y malo de Facebook -balance-

A estas alturas, se puede decir que lo bueno de Facebook es, cada vez más gente está; lo malo, por su parte, que cada día menos gente habla de su vida personal.


 Facebook se concentra en el segundo punto donde, observa, sin dudar un remolque a contramano; en cuanto a que promedio se pasa hasta una semana alguien sin compartir datos o consideraciones de su vida personal.

Las cuentas se sacaron y la red social ha demostrado grandes capacidades, tiene mucha flexibilidad y cada día hay mayor alcance de la misma. Ahora da más crédito a un video que a una imagen -sea de gif, jpg o cualquier formato compatible-. Empero que el cambio, ha hecho que personas y empresas se vieran obligadas a modificar sus propuestas de viralización. En claro propósito, Facebook está mejor que nunca. Cotiza bien, le va mejor que a Twitter, aunque ahora la misma red social de Zuckerberg deberá plantear cosas nuevas ante que las personas no quieren compartir datos o algo relacionado a su vida personal.


Facebook ha cambiado el algoritmo donde antes premió a las publicaciones de imágenes de usuarios por encima de links, portales de noticias o videos. Ese cambio no podría ser en vano. Las personas más se congregan por sus definiciones de gustos o intereses y por tanto en el trabajo también de sus negocios o empresas en el social media. Eso también impulsa irreversiblemente una visión menos personal de un muro en una red social.

 La caída significativa en el 2015, da muestras empíricas de las tendencias a profundizarse durante el 2016 y los siguientes años: usos del hastag y números de personas cada vez menores que comparten, lo dice The Information al indicar que, entre 2015 y desde el 2014 denota que cada vez menos usuarios comparten imágenes o mensajes propios con una caída que constituye el 5,5%. Mientras que, más del 60% de usuarios decide no compartir a la semana "contenidos personales".
 Facebook se concentra en el segundo punto donde, observa, sin dudar un remolque a contramano; en cuanto a que promedio se pasa hasta una semana alguien sin compartir datos o consideraciones de su vida personal.


Aunque si sumamos que Facebook interpela nuestros pensamientos con las reacciones, acertaremos en decir que "por algo está preocupada la red social", y digo, los datos no le permiten saber del todo "qué pensamos".
Con la tecnología de Blogger.